LOS MERCADOS TURÍSTICOS INTERNACIONALES SE FIJAN EN LA UNIÓN