EL CIGALA MÁS FLAMENCO TRIUNFA EN LA CATEDRAL DEL CANTE