MIGUEL POVEDA PONE EN PIE LA CATEDRAL DEL CANTE Y SE QUITA LA “ESPINITA CLAVADA” EN SU CORAZÓN MINERO