El Ayuntamiento adecua los valores de los suelos rústicos, conforme a la Ley del Catastro.