LA UNIÓN CONDENA LA VIOLENCIA DE GÉNERO